La naranja sanguina


La naranja sanguina -o naranja de sangre- es, sin duda, una de las distintas variedades de naranjas existentes que más nos llama la atención. Como hemos dicho, es conocida como naranja sanguina o naranja de sangre. Este tipo de naranja se caracteriza por su pulpa de color rojo, pudiendo tener también pigmentada su piel en esta tonalidad. Su tamaño suele ser más pequeño que la naranja normal y su piel es lisa y algo más dura. Posee abundante zumo.





¿A qué se debe el color rojo de las naranjas sanguinas?





Los responsables del color rojizo de las naranjas de sangre son unos pigmentos llamados antocioninas, unos antioxidantes presentes en frutas y flores, pero que raramente se encuentran en los cítricos. Esta peculiaridad vuelve la pulpa rojiza a la vez que influye en su sabor.





¿A qué saben las naranjas sanguinas?





El sabor de estas naranjas, muy apreciada por gourmets, es agridulce, y más amargo que el de sus parientes, aunque depende de la variedad. Su sabor es más intenso, parecido a la frambuesa. Esta peculiaridad unida a que poseen bastante jugo las hace ideales para elaborar zumos naturales. También son muy recomendables para comerlas como fruta de mesa, ya que son fáciles de pelar y apenas tienen semillas. Además, comiendo la fruta entera consumiremos la fibra soluble que contiene.





Origen





La procedencia de la naranja sanguina no está clara. Las naranjas dulces provienen de China o del sureste mediterráneo. Debido a los movimientos migratorios y al comercio llegó hasta Italia, concretamente a Sicilia, donde la variedad dulce de naranja fue introducida por portugueses y genoveses. Lo que parece cierto es que es en suelo mediterráneo donde la naranja, debido al frio nocturno, sufre una mutación natural produciendo esta variedad.





Algunos creen que es un hibrido entre la naranja dulce y el pomelo, pero en realidad se trata de una naranja dulce común a la que los cambios de temperatura entre el día y la noche provoca la sintetización de las antocioninas, responsables de su color rojo. Es España junto con Italia los países donde más producción y comercialización existen a día de hoy.





Variedades de las naranjas sanguinas





Existen distintas variedades de naranjas sanguinas, pero todas derivan de los tres tipos más populares y comercializados: la tarocco, la sanguinelli y la moro. Veamos en que se diferencian:





Tarocco





Procede de Italia, concretamente de Sicilia y es de las variedades más dulces de naranjas sanguinas. Sin apenas semillas y de piel muy fina es la variedad que presenta el color rojizo más leve. Esta naranja destaca por su alto contenido en vitamina C, un 40% más que una naranja común.





Sanguinelli





Es la que se comercializa y produce en España desde principios del siglo XX. Su color rojo es más intenso que la variedad italiana, contiene pocas semillas y su pulpa veteada es algo más amarga.





Moro





Es la variedad de naranja sanguina más oscura, en algunos casos casi negra. Es la de sabor más amargo y un tanto ácida, que recuerda mucho al pomelo, por lo que se suele destinar a zumos principalmente.





¿Cúal es la temporada de las naranjas sanguinas?





Esta variedad de naranjas se recogen entre los meses de diciembre a marzo. Su temporada es inferior al de otro tipo de naranjas, por lo que fuera de estos meses no se pueden encontrar.





¿Cómo elegirlas?





A la hora de elegir o comprar naranjas rojas hay que tener en cuenta detalles de su procedencia, para asegurarnos que estamos comprando un producto de calidad. Su piel debe ser lisa y no tener golpes que probablemente hayan dañado su sabor. Es importante elegir tiendas de confianza, ya sean establecimientos o mediante compra online, para asegurar la frescura y calidad.





¿Cómo se consumen?





Las naranjas rojas o de sangre se pueden consumir como fruta de mesa. Incluirla en desayunos, como tentempié o postre es una saludable opción. Otra forma de beneficiarse de sus propiedades es mediante un vaso de zumo de naranjas sanguinas. Son naranjas con bastante jugo a pesar de su tamaño mediano. Si se prefiere se puede combinar con otras naranjas en la elaboración del zumo cuando el sabor resulte demasiado amargo para algunos paladares. Las naranjas de sangre son muy apreciadas para elaborar cócteles.





Las naranjas sanguinas se pueden usar en cocina para la elaboración de recetas y guisos como cualquier otra naranja. En la elaboración de mermeladas resultan exquisitas. Su aportación a postres y confitería para elaborar tartas, bizcochos es todo un descubrimiento y cada vez se encuentran más recetas con este tipo de naranjas. Su peculiar color contribuye a elaborar ensaladas de todo tipo, muy ricas y sanas.





Combina muy bien con quesos tipo mozzarella y burrata. Estos cítricos no solo aportan salud a nuestros platos sino también colorido y sabor.





Como aceite esencial posee propiedades antiinflamatorias, y alivia los espasmos musculares, calambres. Usado como aromaterapia este aceite facilita el sueño y combate estados de estrés y depresión.



Älterer Post Neuerer Post

Hinterlassen Sie einen Kommentar