Elegir las mejores naranjas

Elegir las mejores naranjas

Periódicamente -y con mucha más asiduidad de la que nos gustaría- aparecen en los medios de comunicación noticias relacionadas con los pesticidas en los cítricos que se importan desde otros países. 

Así, por ejemplo, éstas son algunas de las noticias aparecidas en las últimas semanas:

Éstos son una pequeña muestra de los muchísimos más ejemplos que podríamos señalar. Y eso, sólo durante el año en que estamos… 

El problema es bastante grave y afecta directamente a la seguridad alimentaria y a la salud de los consumidores. A veces, estos lotes contaminados o con pesticidas prohibidos en la Unión Europea se detectan y se retiran, pero no siempre sucede así. Y no son pocas las veces que éstos llegan a la mesa de los consumidores en España. Generalmente son pesticidas de alta toxicidad, dañinos para la salud de las personas y para el medio ambiente. Entre las sustancias encontradas se hallan materias activas cancerígenas y otras tantas sustancias con efecto nocivo en la reproducción humana. 

En las grandes superficies y en las grandes cadenas de supermercados los cítricos que normalmente encontramos provienen de Sudáfrica, Marruecos, Egipto o Turquía… Viajan desde muy lejos, se recogen antes de su punto óptimo de maduración para que puedan aguantar el viaje, se someten a tratamientos artificiales para su maduración y embellecimiento. Y, como hemos leído, en no pocas ocasiones se encuentran en ellos plaguicidas y sustancias tóxicas y cancerígenas para el ser humano.

El resultado no puede ser otro que el de una naranja, un cítrico -es verdad que más barato-, pero sin sabor, y mucho menos sano que cuando hablamos de un producto natural.

Por eso la filosofía y el modo de hacer de Naranjas La Motilla son totalmente distintos. En nuestro caso prevalece el amor por la tierra (que ha pasado de padres a hijos durante generaciones) y por el medio ambiente. Nuestros cultivos se realizan de forma tradicional, sin pesticidas ni tratamientos artificiales. Son productos de proximidad, de la Vega de Guadalquivir en Sevilla, de kilómetro cero. 

Nuestros árboles están cuidados con mimo y hacemos un seguimiento minucioso para saber cuándo es necesario regarlos, cuándo necesitan una poda, cuándo está la naranja en su punto justo y se puede recoger. Dándole al fruto es tiempo que precise y los cuidados que necesiten para que sepan a naranjas de verdad, de las de toda la vida. Y para que sean fuente de salud. 

Porque exactamente las mismas naranjas que enviamos a nuestros clientes son las que damos a nuestras familias y a nuestros hijos. 


Älterer Post

Hinterlassen Sie einen Kommentar